“Nos costó muchísimo una reunión con el Concejal de Cultura del Ayuntamiento”

ALEJANDRO SELLÉS  | REA nº 13 | Publicado en Octubre de 2014

Segunda parte de la entrevista a Nuno Kawaguchi e Isabel Elvira, los dos artífices del proyecto Villa Atia, quienes en su particular odisea de traer un órgano romántico de monumentales proporciones a Alicante, la Asociación Villa Atia nos revela ahora las dificultades que han encontrado, no para hacerse con el órgano, sino para que las instituciones alicantinas, como de costumbre, los reciban en sus sacrosantos y lerdos despachos.

4 tubería del gran órgano

¿Cuándo se montará de nuevo el Henry Willis III?

Una vez construido el edificio, comienza el montaje de Henry.

Si el presupuesto de desmontaje ascendía a casi 30.000 euros, el de montaje superaba la cantidad de 100.000 euros. Esto puede dar una idea de la complejidad que supone, sustitución de algunas piezas y/o elementos que tienen que ser compradas, reparadas, sustituidas o simplemente labores de mantenimiento en maderas, cables, etc. Aunque el órgano se encuentra en perfecto estado de conservación, el paso del tiempo es inevitable.

Todo esto quiere decir que aquí el ingenio, la creatividad y el conocimiento tienen que ponerse a trabajar juntos al 100% de sus capacidades. Aitor San Miguel, que en este tiempo ha realizado los esquemas, planos y diagramas de todo el funcionamiento a nivel “cerebral” de Henry junto con Nuno Kawaguchi, y por supuesto la ayuda técnica que necesiten por parte de organeros de reconocida experiencia serán los encargados de que Henry vuelva a sonar.

De nuevo nos encontraremos con retos que desconocemos y que hacen difícil un cálculo en tiempo concreto de los trabajos de montaje. Pero podemos dar un cálculo estimativo de un año hasta la inauguración oficial de Henry.

13 embalaje

¿Habéis solicitado ayuda a la Diputación de Alicante?

De momento no hemos solicitado ninguna ayuda gubernamental o institucional. No sé, esto hay que pensárselo muy bien. Las ayudas normalmente constituyen un arma de doble filo. Realmente este proyecto se construye y reafirma bajo las premisas del trabajo y las capacidades personales de una óptima gestión. Sinceramente son principios que no sobresalen entre las cualidades a destacar de los principios de cualquier partido político.

Nosotros no basamos la viabilidad de esta iniciativa en el dinero, ni en las influencias políticas, primero porque no creemos en ello y segundo porque sería de alguna manera comulgar con sus políticas, de las cuales no somos partícipes. Por supuesto que necesitamos a los políticos, de ellos depende que tengamos por ejemplo las licencias. Pero preferimos contar con el apoyo de personas físicas o instituciones privadas que crean en nosotros y el interés de la sociedad por la cultura. Después de tanto esfuerzo es muy fácil venir a colocarse una medalla a cambio de un poco de dinero. Sobre todo, porque no hace falta tanto para que Villa Atia con Henry a la cabeza sea una realidad.

De alguna manera también queremos demostrar que no todas las iniciativas por muy grandes que parezcan, dependen del dinero, o al menos no exclusivamente. Éste o buena parte de él, se puede sustituir por trabajo, esfuerzo, gestión, compromiso personal, etc. Y me parece que esto es algo que, con todos los respetos, los políticos en este país, aún tienen que aprender.

28

¿Y al Ayuntamiento?

Nos costó muchísimo una reunión con el Concejal de Cultura del Ayuntamiento, al final la conseguimos a través de un amigo, que tiene un amigo que trabaja en el Ayuntamiento, pero aún así no fue tal fácil, después de esperar los turnos pertinentes había que pasar los filtros de las mesas en la antesala de su despacho. Hay que decir que tuvimos que sacar un poco las uñas, textualmente: “No podemos creer que hayamos conseguido la confianza de los escoceses a nivel gubernamental y vayamos a tener problemas con una Concejalía de Ayuntamiento”. Finalmente fuimos recibidos, tras proponernos el montaje de Henry en Las Cigarreras, no hemos tenido más noticias.

Esta reunión fue en Octubre del 2013 avalada por todos los reportajes de prensa que llevábamos con nosotros.

 30

¿Queréis ayuda de instituciones como la Iglesia?

Prácticamente todo el patrimonio de los órganos en nuestra Provincia, Comunidad y el Estado Español, pertenece al Iglesia, otra parte más pequeña a instituciones públicas y algún caso aislado de propietarios particulares.

En cualquiera de los casos el acceso a estos instrumentos se mueve en la escala de difícil a imposible. Bien porque las personas al cargo con un exceso de celo y muchas veces acompañado de alto porcentaje de mediocridad lo hacen inaccesible, bien porque no existe un mecanismo de accesibilidad, el caso es que hay que tocar demasiadas puertas y la mayoría de las veces sin resultado. Por supuesto que hay excepciones, lugares en los que el organista es recibido con los brazos abiertos y se le brindan todas las facilidades, pero lamentablemente no es lo más habitual.

La diferencia de Villa Atia con respecto a otros instrumentos, radica en que su principal compromiso es convertirse en un lugar de puertas abiertas, accesible y cuyo motor, Henry, sea visitable por dentro para cualquiera que quiera conocerlo, y pueda ser tocado por cualquiera que reúna los conocimientos mínimos necesarios para hacerlo, y si no los tiene y quiere tenerlos, también se los podemos facilitar. Esto sólo lo podemos garantizar si lo tenemos cerca y si la gestión la realizamos nosotros de primera mano.

Por supuesto que aceptamos ayuda, insistimos en que este proyecto está abierto a cualquiera que quiera acercarse a él y podrá ayudar comprometiéndose con cualquiera de las modalidades descritas en los estatutos de la Asociación, y sometiéndose a los mismos, comprometiéndose ésta a facilitar cuentas, balance y valoraciones en cada asamblea general ordinaria o extraordinaria en su defecto.

35

¿Tocar el piano o tocar un órgano?

Ambos son los instrumentos a los que nos debemos y es difícil elegir porque no se pueden comparar, sin embargo por vocación diría el órgano.

¿Notas que las instituciones culturales desean implicarse en un proyecto apadrinado por la sociedad civil?

 ISABEL.-De momento las instituciones culturales se han sensibilizado con esta historia. Como decíamos anteriormente, nadie queda indiferente. En definitiva, este instrumento va a formar parte del patrimonio cultural de la provincia, con todo lo que conlleva.

La cultura es un bien en alza, el turismo cultural es un atractivo e incentivo más a la hora de seleccionar un destino de vacaciones, la sociedad necesita que le ofrezcan alternativas, eso sí, alternativas de calidad, la sociedad es curiosa, la sociedad necesita creer e ilusionarse.

A mi me han llegado a parar por la calle para decirme cosas verdaderamente bonitas al respecto de la llegada de Henry a Alicante. Cómo que “estos son modelos que hay seguir”, o que “habéis generado ilusión en la gente de a pie”…

Si las instituciones públicas quieren cogerse a este carro, serán bienvenidos, y si no lo quieren hacer, será una pena, pero por ellos.

NUNO.- Aún es prematuro para hacer una valoración al respecto; ahora cuando empecemos a “rodar” y a hacer campaña de difusión, ya podremos empezar a sacar conclusiones.

En una ciudad donde se han gastado  casi 400 millones de euros en el proyecto cultural de la Ciudad de la Luz, ahora cerrado y en subasta a
precio de saldo, ¿crees que existe futuro para una gestión cultural
eficiente?

 15 c

ISABEL.-Siempre existe futuro. El futuro lo hacen las personas, los valores individuales que aúnan colectividades y este país está lleno de grandes talentos, con grandes iniciativas individuales y colectivas.

Cuando la gestión, la buena gestión convive de la mano con estos valores y talentos, la cultura avanza, la sociedad avanza y el futuro está garantizado. Eso sí, habrá que empezar a creer en ello y dejar de mirar únicamente el interés personal de una minoría para buscar en la competitividad y potencialidad de la mayoría. Esto es lo que veo más difícil.

Se me ocurren tantas cosas para hacer con 400 millones de euros potencialmente rentables para la sociedad tanto económica como culturalmente. Y si La Ciudad de la Luz ya está, ¿por qué no explotarla? De nuevo… la gestión. La buena gestión.

NUNO.- Si. Prefiero ser optimista. Al final todo depende de las personas…aunque con precedentes como esos cuesta más.

¿Qué opinas de los macro proyectos culturales como la Ciudad de la Luz?

 

ISABEL.-Yo creo en los proyectos que crecen por sí mismos. Nada surge por generación espontánea. Creo también en la inversión comedida, bien estudiada y planificada, y creo en el precio justo. Sin estos ingredientes es difícil que un proyecto salga adelante, al menos en la empresa privada, la verdad es que me cuesta entender los proyectos públicos: Rotondas multimillonarias, cargos directivos millonarios, diseños de farolas a precio de escultura de vanguardia dignas de galería de arte Neo yorkina, proyectos pagados nunca ejecutados, proyectos ejecutados nunca utilizados. Definitivamente mi mente vive más en sintonía con la mentalidad de la industria privada, buscando la buena relación entre inversión-rentabilidad, lento, pero seguro. Claro que para esto, hay que tener claro que te tiene que gustar trabajar.

Por establecer una comparación en forma y campo. La Warner, hoy por todos conocida y hasta con parques de atracciones propios. El 1903 el mayor de los cuatro hermanos Warner alquiló una sala para exhibir películas en un pueblo minero, en poco tiempo sus hermanos se le sumaron abriendo sala propia, un año después comenzaron a distribuir películas, en el 18 comenzaron con la producción de sus propias películas, en el 23 contrataron un pianista, en el 25 buscaron la manera de ahorrarse este dinero incorporando sonido a las películas mediante algún sistema que habría que estudiar, en los años 30 adquirieron una discográfica…

Trabajo, tiempo, gestión, visión empresarial, y siempre un poquito de suerte.

NUNO.- En resumen: se podía haber hecho mucho más por muchísimo menos a todos los niveles.

Share
Share this article on Facebook Facebook