Nerea Belmonte, candidata a la secretaría general de Podemos: “Obras al por menor”

NEREA BELMONTE ALIAGA | REA nº 14 | Publicado en Noviembre de 2014

La redacción de REA, fiel a su afán de dar la voz a quienes tiene verdades que decir, a la reflexión social y al descubrimiento y seguimiento de la corrupción cultural, inicia una nueva relación con la fuerza ciudadana alicantina PODEMOS para prestar voz a quienes están siendo, como muchos otros, silenciados o puestos en sordina por los periódicos tradicionales de la provincia, absolutamente comprados por los presupuestos de publicidad de la Diputación en todas sus facetas.

NereaBelmonte

Según la última EPA (Encuesta de Población Activa) el paro ha descendido, pero no es de esto de lo que quiero hablar. Cuando se analizan los datos desagregados de esta encuesta, se observa con estupor que el sector que más empleo ha creado es el sector de la construcción –de lo cual me alegro- y dos tercios del total son personas que han dejado de buscar trabajo -de lo que no me alegro-, pero tampoco es esto de lo que quiero hablar.

Curiosamente, salgo a la calle y de camino hacia el coche  no veo grúas de construcción como veía antaño y tampoco vislumbro edificios llenos de albañiles, encofradores, yeseros y demás oficios del tajo en su interior. ¡Qué curioso! Arranco y me dirijo al trabajo y, entonces, es cuando me doy cuenta de dónde está el empleo de la construcción al que aludía la EPA; está en la calle, en la obra civil impulsada por el ayuntamiento y pagada por todos y todas. Tardo diez minutos en pasar el semáforo y me entretengo viendo cómo un grupo de trabajadores en la RENFE hacen unos trabajos, no sé muy bien para qué. A todo esto, durante el trayecto desde mi casa ya he tenido que  soportar estoicamente varios minutos de espera por otras tantas obras que me he ido encontrando a mi paso. En otro coche veo una mama desesperada, con dos criaturas en el asiento de atrás y pienso… ‘esta no llega a tiempo al colegio’…. Cuando llego al centro todo está cortado, imposible aparcar. Esto es un caos y de postre a media mañana tengo que ir a visitar a un cliente a la playa de San Juan y la Cantera está cortada.

Al llegar a la oficina miro varios Boletines Oficiales de la Provincia y apenas veo unas pocas licitaciones de obras. ¿Entonces?, ¿de dónde sale tanta obra civil al mismo tiempo y por todos los lugares de la ciudad? ¿Qué está pasando?

Cuando bajo al bar a tomar un café lo comento con los de siempre: “¿Os habéis fijado en la cantidad  de obras que hay por Alicante?, me ha costado una barbaridad llegar hasta aquí y aparcar ni te cuento”. Y Manolo, el dueño del bar, me dice: “Y eso que no hay dinero en los ayuntamientos”.

A lo que una señora de avanzada edad que está sentada en una mesa del fondo espeta: “Parece mentira que no os deis cuenta de lo que está pasando. Falta poco para las elecciones y todo el presupuesto se ha estado guardando para acometer obras y que los ciudadanos vean que este ayuntamiento sí que hace cosas. Además, como los que están dentro lo ven muy negro así pillan sus comisiones y si no vuelven a salir elegidos por lo menos tienen para ir tirando, ¡pardillos!”.

Y su compañero de mesa añade: “seguro que las obras las hace todas el mismo, sí sí, ése que está todos los días en el periódico, el amiguito de la alcaldesa”.

“Desde luego, qué cosas tienen los mayores”, dice Manolo. “A ver si con un poco de suerte tapan el bache que hay en la puerta del bar desde hace dos años, que todos los días se me cae algún cliente”.

Finalmente decido coger un taxi para ver al cliente que tengo en San Juan y el taxista me dice: “a ustedes no sé, pero a nosotros esto nos soluciona la paga de navidad”.

Y yo pienso: “Desde luego, cada día se me da mejor escribir relatos de ciencia ficción”, ¿o no?

Amazon Wish ListLinkedInKindle ItGoogle+PinterestShare
Share this article on Facebook Facebook