Daniel Simón Pla para los pies a la Fundación Coca-Cola en Alicante

Redacción | REA nº 21 | Publicado en Agosto de 2015

El nuevo concejal de Cultural del Ayuntamiento de Alicante, Daniel Simón Pla, no se anda con rodeos y lo ha dejado bien claro: la Fundación Coca-Cola, dependiente de la multinacional que no cumple la sentencia del supremo en relación a los más de 800 trabajadores con despido improcedente que debería readmitir en sus puestos de trabajo, no podrá mostrar sus fondos en la Lonja de Pescado de Alicante.

Daniel Simón Pla, actual Concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Alicante.

Daniel Simón Pla, actual Concejal de Cultura en el Ayuntamiento de Alicante.

Es un gesto, pero los gestos cuentan. No será una medida capaz de tornar la injusticia perpetrada sin demasiados escrúpulos contra casi un millar de trabajadores por parte del gigante corporativo, pero al menos muestra que el lugar de la política está en ‘ser coherente’ con aquellos a quienes representa, desde todos los ámbitos. Por otro lado, es necesario destacar que la mayor parte de los fondos de obras de arte de la Fundación Coca-Cola de artistas valencianos muestran las claras directrices en materia de arte de los sucesivos gerifaltes del PP y sus protegidos, con predominio de los artistas multiprotegidos y representados en las instituciones públicas valencianas por parte de Consuelo Císcar y sus acólitos.

El Ayuntamiento de Alicante ha bloqueado la exposición de los fondos pictóricos de la Fundación Coca-Cola, prevista para este verano, hasta que se resuelva el conflicto laboral de la planta embotelladora que la empresa cerró en la ciudad. El concejal de Cultura, Daniel Simón (Guanyar), remitió hace unos días a la fundación una misiva en la que explica que “por ética” debe frenar la muestra hasta que Coca-Cola Iberian Partners cumpla la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a readmitir a los 821 empleados despedidos, de los cuales cerca de un centenar pertenece a la fábrica de Alicante.

Coherencia política

La Fundación paga de este modo una política laboral impuesta por su central, conformada en España por Coca-Cola e Iberian Partners, encargada de las fabricas embotelladoras de la bebida gaseosa más conocida del planeta. El Tribunal Supremo anuló el pasado 20 de abril el Expediente de Regulación de Empleo impulsado por la multinacional en las fábricas de Madrid, Asturias, Mallorca y Alicante. Antes de que acabe el mes deberá haber readmitido a los despedidos. El Ayuntamiento emplaza a la fundación a posponer la exposición hasta que la sentencia sea cumplida, en un ejemplo de coherencia política encomiable.

 

Share
Share this article on Facebook Facebook