Almudena Ariza citada por juzgados de lo penal de Alicante en virtud de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

Redacción | REA nº 19 | Publicado en Mayo de 2015

Este medio ha tenido acceso al procedimiento por el cual la periodista Almudena Ariza, presentadora de los segmentos del Telediario de RTVE actualmente en la corresponsalía de Nueva York, de conformidad a lo dispuesto en el libro VI de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, ha sido citada por los juzgados de lo penal de Alicante para instruir vista oral de juicio en base a las injurias, graves insultos y falsas acusaciones que envió al director de cine y escritor alicantino Artur Balder, el próximo día 26 de Junio.

almudena_ariza_

La denunciada, Almudena Ariza, ya ha sido notificada en el domicilio de su trabajo, CRTVE en Madrid, y habiendo confirmado el juzgado esas diligencias, se dispone la fecha de la vista para el 26 de Junio de 2015 en los Juzgados de Alicante. La periodista envió  insultos, falsas acusaciones y amenazas por email como corresponsal durante una comunicación profesional iniciada por ella misma a través de la red social twitter, cuando a finales de 2013 solicitó una entrevista al director alicantino, porque ella estaba preparando un reportaje sobre la temática de la emigración española a Nueva York.

-Vidal-Cordero 15C14-10

Captura de pantalla de la cuenta oficial de twitter de Almudena Ariza desde donde públicamente inició la petición profesional a Artur Balder, quien prestó 15 minutos de ‘Little Spain’ a la corresponsalía de RTVE en NY. Después de servirse de los 15 minutos como ‘blueprint’, la popular reportera insultó al director acusándolo de que la película ‘no existía’, entre otras falsas acusaciones y descalificaciones.

El director, que previamente prestó quince minutos de su ahora premiada y editada en DVD en EEUU ‘Little Spain’, envió un email cancelando la licencia de uso para el futuro a RTVE, después de comprobar que la corresponsal se había servido de los quince minutos de su película, trabajo iniciado en 2010, como ‘blueprint’ para confeccionar su reportaje. Enviado el email con la cancelación de uso en el futuro y solicitando la destrucción del archivo de quince minutos que estaba en la correponsalía de Nueva York, el director recibió una sorprendente sarta de insultos de tal calibre que en un principio la mejor baza para la presunción de inocencia de la periodista era lo increíble del tono empleado. Pero en ningún momento se desdijo de estos insultos, sino que en una sucesiva respuesta se ratificó en los mismos y jamás negó los hechos durante la investigación del Comité de Ética Profesional de la ACE.

Los emails venían de la cuenta de correo prefesional de la periodista en RTVE y todo el ‘header’, lo que en el argot informático es considerado el entramado que identifica las credenciales de un correo electrónico, de los correos indica claramente la procedencia del servidor de RTVE, quizá por esa razón nunca se ha atrevido a negar los hechos, aunque, como las sepias, ha echado toda la tinta que ha podido a los ojos de los que se han parado a analizar los hechos, sin demasiado éxito a la vista de los mismos. Y la ACE sentenció, como puede leerse online: “los insultos gratuitos profesados contra el director Artur Balder son un atrevimiento inaudito en el sector cinematográfico e informativo, especialmente cuando a priori da por sentados hechos totalmente falsos, basando su abusivo lenguaje en su sospecha de que el documental del director Balder, “Little Spain,” no existe (…)”

 

Buena muestra de la velocidad a la que un hecho así puede llegar a resolverse lo dan los tiempos de la justicia a ambos lados del Atlántico. Mientas en España la denuncia interpuesta por el director en los Juzgados de Alicante, ciudad en la que estaba cuando sucedieron los hechos, ha tardado un año en generar la aprobación, trámite y pronunciación de fecha de vista, en EEUU ya hace meses que una asociación de prensa realmente independiente, la ACE de Nueva York, examinó las pruebas, publicó su condena y espantó las espúreas amenazas de un abogado de RTVE en EEUU que obviamente había sido tan mal y escasamente informado de los hechos por parte de Almudena Ariza como el departamento jurídico de RTVE en Madrid.

Al menos en EEUU no ha habido dudas de que la actitud mantenida por la corresponsal dejaba mucho que desear en base a los códigos éticos mínimos que se podrían esperar de una de las corresponsales mejor (y más injustamente) pagadas de la cadena. La Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York lo dejó bien claro en un comunicado de condena bilingüe emitido desde su Comisión de Ética Profesional, previa revisión del caso con las pruebas aportadas por ambas partes, concluyó que Ariza incurría en ‘graves insultos’ y ‘falsas acusaciones’ que claramente iban encaminadas a causar ‘el máximo daño moral’ a un director que todavía no había dado su última palabra con su trabajo en el momento en el que Ariza le solicitó la entrevista. Y, lo que es peor, la periodista dejaba claro en su email que lo que importaba no era la audiencia que a ella le paga, sino lo que a ella le saliese de las narices informar a esa audiencia, lo que fue considerado ‘nepotista’, añadiendo ‘especialmente viniendo de una corresponsal de una cadena pública’.

Añadamos al cóctel que esta corresponsal nos cuesta a los españoles la friolera de casi 200.000 euros brutos al año, más todos los gastos que deciden cargar a la cuenta de la corresponsalía, que según las últimas denuncias de Hacienda sobre la gestión, entre otras, de la corresponsalía de Nueva York, incluyen los visillos, el aceite de oliva, comidas durante todo el día, y taxis a todas horas. Añadamos que si las corresponsalías estuviesen externalizadas serían entre veinte y treinta veces más baratas de lo que actualmente son… una crifra brutal que haría justicia y sembraría equidad en muchos problemas internos de RTVE, donde claramente hay privilegios y castas de informadores señalados por políticos y personalidades encumbradas en la tan lerda estructura actual del estado.

CUNY1

Artur Balder durante la intervención en City University of New York TV sobre ‘Little Spain’, la película que aborda por vez primera historia de la emigración española en Nueva York y, que según las acusaciones de Almudena Ariza, ‘no existe’.

Sin embargo, como ha sido tónica en los trabajadores ‘de primera’ que no solo de la primera, en RTVE, aquellos que cuentan con privilegios injustificados, no solo hay excesos considerables denunciados por el tribunal de cuentas de Hacienda, que ha dejado claro que las corresponsalías de RTVE en Moscú, Buenos Aires y especialmente en Nueva York incluyen gastos totalmente injustificables en sus cuentas disparatadas, sino que además el engreimiento y la soberbia de algunos de estos mal llamados ‘periodistas’ les permite tratar de abusar de otros trabajadores del sector, no solo aprovechándose de su trabajo, sino además incurriendo en una carencia total de ética profesional. No han sido pocos los medios que han empezado a hacerse eco de los hechos, ciertamente, también en la esfera inglesa.

El Premio Derechos humanos que Ariza recibiese hace unos años parece una broma de mal gusto y una cosa más de los enchufes de alto voltaje, a la vista de cómo ha sido capaz de actuar a la ligera y sin ninguna clase de escrúpulo ante un profesional del sector, con la total seguridad de que el departamento jurídico de RTVE la respaldaría, hasta que las verdades se le han ido de las manos, y David puso una piedra en la frente de Goliat. Lo que no esperaba, suponemos, era que sus falsas acusaciones obtuviesen una respuesta tan contundente como las que hasta la fecha ha recibido en Estados Unidos.

wikinews_rtve

La condena de Almudena Ariza recibida desde la ACE de Nueva York fue portada del canal de noticias independiente Wkinews Inglés.

Sin embargo, este medio está informado de que cuando la ACE emitió su comunicado de condena desde Nueva York) con no pocos ecos en Centroamérica y Argentina) Almudena recurrió, como es habitual, a las arcas de RTVE para cubrirse las espaldas. Y RTVE pagó un abogado en Washington, David Vidal-Cordero, para que amenazase a la ACE para retirar el comunicado, que a fecha de hoy sigue en el mismo sitio. Esta redacción se puso en contacto telefónico con David Vidal-Cordero, quien no quiso hacer declaraciones al respecto y se apresuró a cortar la llamada tras ser interpelado sobre los hechos, que no negó. Lo cierto es que la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York emitió una demanda tan contundente y demoledora que RTVE guardó silencio de sepulcro al leerla, conociendo en ese momento que su empleada mentía sobre su inocencia al respecto al leer la reconstrucción de las pruebas aportadas, de las cuales no tenía conocimiento hasta ese momento, y retirando todo su apoyo a Almudena Ariza. Ariza, como toda defensa para sostener las acusaciones e insultos, solo adjuntó a la Comisión de Ética Profesional de la ACE que debía ausentarse para cubrir la ceremonia de los Oscar, cosa que no pareció ser suficiente para excusarla de su proceder…

Sabemos que la corrupción en nuestro país alcanza cotas más altas de lo que parecen, pero para salvar RTVE de una disolución y privatización como fue el desastroso caso de Canal 9 es necesario no solo que esté libre de esta clase de cargas, sino que además tenga cuentas limpias y tenga un funcionamiento más equitativo y la aplicación de códigos internos que garanticen la tan manida ética periodística, que al parecer solo nos sirve para protegernos unos a otros en el sector periodístico, pero no para asumir responsabilidades. No es justo que un periodista que funciona de esa manera esté cobrando un sueldo exorbitado o asumiendo responsabilidades que claramente desprecia a la vista de los hechos, y no es necesario que las corresponsalías despilfarren el dinero de los ciudadanos por las cuatro esquinas del planeta. Pero lo más sorprendente es la ausencia de responsabilidad o de autoridad por parte de la dirección de informativos de RTVE ante los hechos una vez comprobados. Esa absoluta carencia de rectificación es lo que lleva a la deriva a la la mayor parte de las instituciones públicas españolas, algo de lo que alguien tendrá que salvarnos. Esta redacción se puso en contacto en varias ocasiones con la Dirección de Informativos de RTVE, con José Antonio Álvarez Gundín, pero rehusó ponerse al teléfono. Ahora cabe esperar a ver qué sucede con la aplicación de una normativa que incluya la ética profesional que los propios informadores exigen a la cadena, y si la cadena se la exigirá a los informadores.

Jose_Antonio_Alvarez_Gundin

Sr. Jose Antonio Álvarez Gundin, Director de Informativos de RTVE, ¿pone Vd. la misma cara cuando sus corresponsales mejor pagados son condenados en los EEUU por asociaciones de prensa independientes y citados por la ley de enjuiciamiento criminal española…?

Cuando el vuelco en las urnas ha llegado con las municipales, esperamos que un vuelco en las generales ponga en su sitio lo que Boyero en las páginas de El País acertó al definir ‘RTVE es un foco ancestral de corrupción’. Fue precisamente Beatriz Blázquez Aparicio, la subdirectora de asuntos judiciales de CRTVE la que dio la respuesta a Boyero con una misiva que El País, siempre tan conciliador, publicó para contentar las iras de sus directivos, en la que deja bien claro lo siguiente:  ‘Esta afirmación ha ocasionado un grave perjuicio a la entidad que represento, por lo que al ser este hecho totalmente falso y carente de base alguna, ya que no existe ningún proceso judicial en materia de corrupción que justifique una acusación tan grave, se solicita que se difunda este escrito por el que se niega que Televisión Española lleve a cabo prácticas corruptas de ningún tipo.’ Fue esa misma Beatriz Blazquez Aparicio la que se personó en el Acto de Conciliación celebrado en Madrid hace más de un año, paso imprescindible previo según la ley española, antes de que Artur Balder procediese a interponer una querella criminal, acto de conciliación que ciertamente fue despreciado en la vista en la que la propia Beatriz Blazquez Aparicio estuvo presente en representación de CRTVE. Ahora las palabras publicadas por El País suenan cada vez más paradójicas, cuando es la ley de Enjuiciamiento Criminal la que permite traer a Almudena a Alicante para pedirle explicaciones. ¿Qué dirá esta vez su amiga Beatriz…?

Respecto a Almudena, la esperamos, cámara en mano, a la entrada de los juzgados de Alicante para retratar ese histórico momento en el que un periodista corrupto pasará por fin por los tribunales de provincias que tanto desprecian en Madrid a rendir cuentas por un abuso sin precedentes en la historia del periodismo español.

Amazon Wish ListLinkedInKindle ItGoogle+PinterestShare
Share this article on Facebook Facebook